sábado, 30 de enero de 2010

EL DEPORTE EN EL SIGLO XIX

   Si bien, el siglo XX es el "siglo del deporte", desde finales del siglo XIX el deporte se va a convertir en otro espacio de encuentro de las clases medias y de las clases acomodadas.  La industrialización incrementó el tiempo de ocio de los ciudadanos en los países desarrollados, conduciendo a una mayor dedicación del tiempo a ver competiciones deportivas, una mayor participación en actividades deportivas y una mayor accesibilidad en general. Los dos deportes más practicados eran el fútbol y el ciclismo, en torno a los que nacen clubes[1] y agrupaciones deportivas y, progresivamente de seguidores y espectadores. A finales del siglo XIX el deporte más popular fue sin duda el ciclismo, dada la repentina difusión de la bicicleta como medio de transporte de la clase obrera. Los deportes más elitistas, de la ascendente burguesía se encuentran el tenis (es a mediados del siglo XIX cuando los ingleses inventan el tenis a partir del juego de pelota e incorporan la raqueta) y el golf.
   El primer país donde se produjeron las primeras asociaciones deportivas y los primeros reglamentos fue Inglaterra. Así, por ejemplo, en 1.863, la Asociación de Fútbol de Gran Bretaña fijó las reglas de este deporte. Ya en 1.900, los deportes y reglamentos correspondientes, fútbol, hockey, rugby y tenis, se habían extendido a casi todos los países del mundo. Igualmente, en 1.896, se celebraron en Grecia los primeros Juegos olímpicos de la Edad Moderna. Desde entonces, la antorcha que se transporta desde Grecia es su símbolo. La mejora de las comunicaciones, el tren, facilitaron los encuentros deportivos.
   Otros deportes del siglo XIX son el rugby, que, a su vez, daría lugar al fútbol americano. Por su parte, los jóvenes estadounidenses inventaron el béisbol, a partir del reglamento del criquet, y un deporte nuevo : el baloncesto (1.891). Del mismo modo, a partir de un antiguo juego de pala, se creó el tenis. Las primeras carreras de automóviles  y motos se celebraron en Francia hacia 1.900
    Según S. Pivato[2] “... se convierte en vehículo de una acabada ideología que los historiadores han definido como una de las más características de la Inglaterra victoriana: el athleticim. Velocidad, perfección, continua mejora de sí mismos, pasión por el éxito y, sobre todo, espíritu de competición (aquel mismo espíritu que animaba las leyes de la economía del mercado), hacían de la ideología del “athleticism” un vehículo útil para transmitir valores educativos y morales en sintonía con la cultura industrial de la nación británica.”

APOYOS.


ACTIVIDADES.





[1] Fundación del F.C. Barcelona en 1898.
[2] S. Pivato “L´era dello sport”.